La pérdida de la inocencia – Paul Gauguin

La pérdida de la inocencia   Paul Gauguin

El lienzo “La pérdida de la inocencia” del post-impresionista Paul Gauguin fue escrito por el artista durante la adquisición de una nueva “patria” en Oceanía, la isla de su viejo sueño, Tahití. No se puede decir que el lienzo encarna completamente el estado emocional del autor de cuarenta y tres años. La visualización causa sentimientos conflictivos.

Por un lado, esta es una obra maestra indiscutible en términos de la importancia del trabajo de Gauguin en la cultura mundial; por otro lado, una narrativa ingenua, irónica, ridícula en el sentido de una

caricatura del hombre de la calle.

Vamos a ordenar una imagen en componentes. Para empezar con la técnica de la escritura. Esto es impresionismo, pero dado vuelta por el Campo y transformado de acuerdo con el flujo de su propia opinión acerca de cómo debería ser el impresionismo de Hogogenism. El artista desarrolló, o más bien, adquirió una técnica personal para la realización de pinturas multicolores.

Este trabajo demuestra la ausencia de trazos dispersos y abundante multicolor. Cada detalle, ya sea una colina, un campo, un cielo, una mujer, se resume en manchas de color bastante grandes de color puro.

Gauguin, como siempre, trabaja con contraste. Según lo requerido por el impresionismo, el artista prescribió matices de sombra con una mezcla de violeta, evitando el pigmento negro. Pero, a diferencia de la pintura clásica, “La pérdida de la inocencia” tiene una serie de detalles con un claro contorno de la silueta, por ejemplo, un perro que se encuentra en el hombro de la niña, los bordes de las colinas contra el cielo, etc.

Este contorno no contradice la técnica de impresión. El esquema de color de la imagen, a pesar de la abundancia de tonos rojos, está cerca de una temperatura fría.

La ausencia de deslumbramiento y medios tonos dotó a la “Inocencia” de un personaje plano. En el trabajo hay una ingenuidad increíble, tanto en la pantalla como en la propia trama. Cambia ahora al análisis directo de la narrativa. Según la antigua tradición de Oceanía, la privación de la inocencia era una ceremonia ritual. Los mejores amigos del novio se obligaron a participar en el sacramento de la “primera noche” antes de la boda, justo antes del comienzo de la ceremonia.

En otras palabras, el novio fue el segundo después de que un grupo de muchachos llamara amigos.

Para llevar a cabo esta acción, la elección del novio se retiró de la aldea y luego se devolvió al prometido. A juzgar por el trabajo de Gauguin, el desafortunado simplón fue olvidado en el mismo lugar donde se llevó a cabo el rito de iniciación en futuras esposas. Ahí está, esa multitud de amigos en el fondo se aleja de la joven insatisfecha.

El fiel perro guarda el desmayo de su amante, y la frágil flor en los dedos de la “víctima” insinúa la infancia perdida de ayer.

La trama, a pesar de los esfuerzos del autor y la escena que tiene derecho a vivir de acuerdo con las tradiciones “salvajes” de la mirada de un contemporáneo, resultó ser una imagen ridícula de una ilustración de Crocodile. En realidad, la propia paleta alude al humor lúdico del autor.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...