Autorretrato con un halo (auto-grotesco) – Paul Gauguin

Autorretrato con un halo (auto grotesco)   Paul Gauguin

El “autorretrato simbólico con un halo” o “autorretrato grotesco” fue creado por el artista en 1889 y se refiere al período bretón de la obra del artista.

Notable historia de la creación de obra. Érase una vez, un pequeño hotel ordinario en Le Pudaldi se llevó a Gauguin con sus amigos. El propietario del hotel, habiendo aprendido que hay artistas entre sus invitados, pidió decorar sus paredes y muebles con pinturas. Gauguin eligió un armario de roble para él, y fue en su puerta que creó un retrato inusual lleno de símbolos complejos.

Su

rostro con los labios doblados en una sonrisa ligeramente perceptible y una mirada astuta, mirando a un lado, Gauguin pintado sobre un fondo brillante de dos zonas de color: rojo y amarillo-naranja.

Hoy en día, la creatividad y el patrimonio artístico del pintor francés se han estudiado e investigado cuidadosamente, y se han dado interesantes interpretaciones a muchas obras, aunque no se sabe si el autor realmente puso tal simbolismo en ellas o si eran alegorías de otro tipo.

De una forma u otra, se considera que dos bandas de color son dos mundos antagónicos polares: el rojo es la vida real, terrenal; El amarillo es el resplandor del sello divino. Gauguin se encuentra entre ellos. La serpiente y las manzanas son el símbolo bíblico de la tentación, y un nimbo sobre la cabeza del artista, sin duda, demuestra su alto propósito.

El autor parece estar filosofando consigo mismo acerca de las contradicciones que enfrenta una persona, al encontrarse en la encrucijada de lo blanco y lo negro, lo celestial y lo terrenal.

Todo el cuadro carece de profundidad, vemos una imagen plana. Los colores brillantes indican un efecto decorativo que encontrará una salida en sus pinturas de Tahitian.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...