Mette Gauguin en un vestido de noche – Paul Gauguin

Mette Gauguin en un vestido de noche   Paul Gauguin

El retrato de la esposa de Mette-Sophie Gogen, nee Gad, se refiere al período inicial del trabajo del artista.

Con un joven pintor danés, Mette se encuentra en la casa de su patrón y amigo cercano de la madre Gustova Arosa. Es gracias a Aroso que Gauguin recibe la posición de un corredor de bolsa y resuelve sus problemas financieros.

En 1873, Mette y Paul se casaron, y dentro de un año nació su primer hijo, Emil. En total, la pareja tendrá cinco hijos. Sin embargo, los niños no pudieron salvar a la familia, y cuando Gauguin se fue a la Polinesia, ya estaban

libres el uno del otro.

Hoy en día es difícil decir qué causó la brecha, las dificultades materiales derivadas del hecho de que Gauguin abandonó su trabajo, las diferencias de carácter o simplemente la personalidad libre del artista-creador, que no toleró ninguna restricción en él. La pareja se separó mal y no pudo mantener relaciones amistosas, por lo que Mette ni siquiera se consideró obligada a informar a su ex esposo sobre la muerte del hijo de Clovis en 1900.

El retrato de Mette fue pintado en 1884, cuando todavía estaba lejos de separarse. Vemos a una mujer madura con un hermoso vestido elegante y sosteniendo un abanico. Este es el período rico del trabajo de Mette-Gauguin como intermediario, y la pintura aún no se ha convertido en su ingreso principal y muy variable.

El artista nos presentó al cónyuge casi de perfil, las características no pueden ser consideradas. Una nariz afilada, piel blanca como la nieve, cabello grueso, vestido con un cabello alto, eso es todo lo que se puede decir sobre la aparición de Madame Gauguin.

En el estilo del trabajo se puede ver que el autor todavía está lejos de la formación final de sus modales. Más bien, esta obra tiene una orientación impresionista clásica. Todavía no hay color de color, una línea clara, contorno, postura estática. La imagen respira paz y admiración.

Es como si Gauguin y yo estuviéramos mirando a la hermosa Mette, que mira hacia un lado con interés, con sus manos enguantadas abrochando un abanico de colores.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...