Retrato de la princesa Z. N. Yusupova – Valentin Serov

Retrato de la princesa Z. N. Yusupova   Valentin Serov

Valentin Aleksandrovich Serov escribe en 1902 un hermoso, lleno de gracia, un retrato de la princesa Z. N. Yusupova. En su encarnación, el trabajo tiene cierta complejidad, responsabilidad, firmeza en su implementación. Debe tener un alto grado de habilidad para tener derecho a crear imágenes de personas significativas, personas sobresalientes.

“Retrato de la princesa Z. N. Yusupova”, a pesar de la no trivialidad, imagen inusual, gracias a la manera artística en que se escribe la imagen, se percibe más como un fenómeno vivo, ordinario, real y verdadero, sin gestos estirados ni composición inventada.

Lejos de ello, la construcción de planos es bastante natural, simple, las líneas principales de la imagen están marcadas de manera suave y clara.

El esquema de color del lienzo también se elige con cuidado y habilidad. Las sombras se seleccionan suaves, translúcidas, aire. Por qué el interior, que ya es rico, brilla, parpadea con un brillo intenso.

Los tonos de blanco, nácar, perla forman una paleta rica y rica que desea considerar, observando los cambios y matices más pequeños de esos u otros tonos.

La ligera inclinación de la cabeza, la figura de la princesa ligeramente empujada hacia adelante, sirve para el hecho de que una imagen de la vida real momentánea aparece delante de nosotros. Y esta vida fluye lentamente entre los hermosos interiores, muebles costosos en toda la decoración de lujo, telas raras, diseños de fantasía.

La imagen de la princesa es elegante, expresiva y suave. La combinación de blanco y negro, su correlación sostenida construye todo el ritmo de la imagen, formando los “puntos de poder” nodales, la “complejidad” de la luz y la sombra.

El retrato de una princesa parece natural, no hay nada artificial, algún tipo de movimientos congelados o innecesarios. En este sentido, la imagen es armoniosa, se distingue por el equilibrio de color, proporciones, acentos de composición del negro. Las cosas representadas en el retrato están en armonía unas con otras, ya sea de acuerdo con la línea de color, o teniendo un patrón similar, un color pastel común.

Frágiles, delicadas sombras, líneas frágiles están relacionadas con este retrato con pintura japonesa, dotando a la imagen del retrato con complejos matices culturales. El retrato fue pintado por el artista de tal manera que se parece más a una obra capturada rápidamente sin un dibujo largo, es decir, una fotografía en lugar de una imagen en el estilo de pintura al óleo, con su complejidad intrínseca, a menudo el peso de la imagen, su congestión debida a la estratificación.

Además, el retrato se caracteriza por una iluminación especialmente dispuesta. Era como si la luz abarcara todas las partes de la imagen, llenando todos los bordes espacio-temporales, enriqueciendo las formas con la reflexión y el brillo necesarios.

El retrato sirve como una declaración de luz, confianza, no llamativo, pero firme poder firme.

La coloración suave moderada enfatiza la naturaleza gráfica del lienzo, su sutileza y, lo más probable, el refinamiento de líneas y formas. Ante nosotros está el resplandor blanco deslumbrante de la aristocracia, el resplandor de la alta sociedad.

Valentin Aleksandrovich Serov mostró toda la magnificencia de la princesa, pero lo hizo sutilmente, convirtiendo la increíble magnificencia de muchas personas en la belleza del arte, la belleza de los colores. A través de todo lo imaginado, Serov mostró no solo una princesa magnífica, quizás estricta e intolerante, sino que retrató a un hombre cuyo carácter aún somos incomprensibles, pero claramente visibles.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...