Retrato del emperador Nicolás II – Valentin Serov

Retrato del emperador Nicolás II   Valentin Serov

El retrato más significativo y memorable de un pincel por Valentin Aleksandrovich Serov puede, con razón, considerarse el “Retrato del emperador Nicolás II”.Este lienzo fue escrito por el artista a principios del siglo XX en 1900. El siglo XX fue difícil y rico en grandes acontecimientos históricos. La imagen pintoresca del zar ruso se distingue por la creación de una única imagen brillante.

El retrato del soberano del estado se percibe como uno, algo ascético.

V. A. Serov trabajó durante bastante tiempo para crear la imagen del rey. Durante mucho tiempo el retrato no funcionó, y la imagen

de la imagen se estaba desmoronando. El artista a menudo se sentía insatisfecho con el trabajo realizado, sentía que el personaje del rey no le era dado por el cual la imagen estaba privada de veracidad interna. Y de hecho la imagen es claramente no fácil. Esta no es una persona ordinaria o simplemente una persona de cualidades sobresalientes, esta es una gran personalidad en la historia, esta es una personalidad de la que depende no solo el destino de un solo poder, sino también la posición de todo el mundo.

La complejidad de la personalidad se reflejó en lo difícil y difícil que era para un pintor con el título de mejor retratista de Rusia crear un retrato de Nicolás II.

Nicolás II está representado en una forma bastante simple de un oficial del regimiento Preobrazhensky. La aparición del rey modesto, sostenido, estricto. La imagen se asemeja en cierta medida a una imagen fotográfica de cómo capturó de manera genuina y sincera el estado emocional, la apariencia y la ansiedad interna inherentes a la personalidad del emperador.

Nicolás II cruzó los brazos frente a él, lo que le da firmeza y decisión a su figura, a pesar de que la expresión de los ojos del emperador está llena de tristeza melancólica. Este look por mucho tiempo y estaba buscando a Serov. Fue esta visión la que sirvió como expresión de la esencia de la personalidad de Nicolás II y reflejó su vulnerabilidad interna y la sutileza de la experiencia.

Serov intentó alejarse del sentimiento de inaccesibilidad e indestructibilidad de la imagen del emperador. El artista buscó acercar la personalidad del gran autócrata a la realidad ordinaria y demostrar que tiene muchas cualidades de persona inteligente, amable y, a veces, tímida. El artista nos permitió sentir esta debilidad en la inquebrantable imagen imperial.

Por la misma realización del retrato es más como un boceto o boceto. La imagen se percibe como una parte brillante, una parte significativa de la realidad. Dado que cada momento de la vida es significativo e importante, incluso si es irrecuperable e irreparable. El esquema de color restringido enfatiza la juventud del emperador, la armonía y expresividad de los rasgos faciales, la belleza de la persona, crea una primera mirada.

Este punto de vista no es el soberano de un estado, sino una persona común, con sus profundas reflexiones, experiencias, ansiedades y preocupaciones cotidianas. Este look es hermoso, pero triste. De modo que la personalidad del propio emperador era verdaderamente grande, incómoda, inquieta, sensiblemente delicada.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...