Santos Apóstoles Pedro y Pablo – El Greco

Santos Apóstoles Pedro y Pablo   El Greco

El Greco es autor de nuevos ciclos de iglesias apostolados que él desconoce en España. La pintura del Hermitage “Apóstoles Pedro y Pablo” los une estrechamente.

La comparación en una obra de Peter y Paul fue de particular interés para el artista. Según las Escrituras, Pablo, antes de adoptar el cristianismo, persiguió violentamente a los partidarios de esta fe, pero, al unirse a ella, se convirtió en un fanático defensor de la misma. Por el contrario, el apóstol Pedro, uno de los discípulos más cercanos de Cristo, no se distinguió por la consistencia y la fuerza

mental.

A veces dudaba, traicionaba al cristianismo, pero, arrepintiéndose, volvió a él nuevamente.

En la pintura de El Greco, Pablo es central. Lo representan en el momento del sermón, apoyando su mano en el libro. Su figura se destaca no solo por delante, sino también colorísticamente.

El manto rojo oscuro del santo con pliegues gruesos y pesadamente doblados es el acento colorido principal.

La cabeza del apóstol está magníficamente escrita: el perfil está perfilado con fuerza y ​​vigorosamente, los volúmenes del cráneo, los pómulos y la nariz están bien definidos. Los ojos oscuros y ardientes hacen que la cara sea especialmente expresiva Pablo es interpretado por un hombre fuerte y convencido. Junto a él, Peter se ve débil, indefenso.

Su vieja cabeza gris se inclinó, en la expresión de su rostro leyó una petición de perdón.

Los apóstoles de El Greco están lejos de las imágenes canónicas de los santos adoptadas por la iglesia oficial. Están escritos de manera amplia, libre, temperamental, inusual para España del siglo XVI y, por lo tanto, parece especialmente audaz. Cuando miras este trabajo, queda claro por qué el rey español rechazó al maestro talentoso: los santos representados por él no causan un deseo de orar.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...