El Descenso del Espíritu Santo – El Greco

El Descenso del Espíritu Santo   El Greco

Una de las obras más famosas de El Greco que luego pintó “El Descenso del Espíritu Santo”.La composición dinámica se despliega de abajo hacia arriba, lo cual es típico del período tardío de la obra de El Greco.

El tipo de movimiento convulsivo característico del difunto El Greco, como si se tratara de una carga eléctrica perdida, merece una atención especial; La estructura de la imagen se basa en una comparación de movimiento y estasis, entumecimiento y espiritualidad, infinito y aislamiento. Sin embargo, la imagen exteriormente espectacular se escribe como si

tuviera un corazón frío y no deja una gran impresión.

El Greco no se desvía de la imagen tradicional de la historia evangélica del descenso del Espíritu Santo. También tradicionalmente el Espíritu Santo es representado como una paloma. La pieza central de la composición es María, que levantó los ojos en reverencia, rodeada por el resto de los discípulos de Cristo. En un cuarto oscuro y estrecho, agrupados en un estrecho círculo, con dolor y persecución, permanecieron fieles al mandato del Señor “de no abandonar Jerusalén”, donde corrían el mayor riesgo de los que crucificaron a su Maestro.

Pero el milagro más grande ocurrió: el poder del Espíritu Santo descansó en cada uno de ellos, apareciendo en forma de lenguas ardientes.

Se supone que el segundo apóstol a la derecha es el autorretrato de El Greco. La misma persona aparece en el fondo en el cuadro El compromiso de Nuestra Señora, probablemente el último trabajo del maestro.

También se supone que la pintura “El Descenso del Espíritu Santo” fue finalizada por otro artista, quizás Jorge Manuel, el hijo de El Greco.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)