Retrato del conde-duque de Olivares – Diego Velásquez

Retrato del conde duque de Olivares   Diego Velásquez

Pintura del pintor español Diego Velásquez “Retrato del conde-duque de Olivares”. El tamaño del cuadro es de 314 x 240 cm, óleo sobre lienzo. Olivares Gaspard, estadista y figura política española, favorito y primer ministro del rey Felipe IV desde 1621 hasta principios de 1643; Desempeñó un papel clave en la gestión de España y en su política exterior.

En Sevilla, alrededor de la cual se concentraban sus posesiones, Olivares se dedicaba a patrocinar, leía mucho, le gustaban las ciencias políticas y recogía su enorme biblioteca. En 1615, se celebró la boda

del príncipe heredero Felipe. De acuerdo con las costumbres del reino español, un infante casado debería haber tenido su propio personal de la corte y Olivares logró obtener una posición clave en él.

Siendo 18 años mayor que el príncipe, se convirtió en uno de sus mentores. Con el tiempo, Olivares se ganó la plena confianza de Philip, y cuando ascendió al trono en 1621, se aseguró la carrera de Olivares. Inmediatamente se convirtió en un grande, el jefe de la guardia personal del Rey, concentrando en sus manos todos los hilos del poder estatal.

Los generosos regalos reales hicieron de Olivares el más rico de los aristócratas españoles.

A diferencia del ex primer ministro Lerma y muchos otros favoritos, logró mantener sus manos limpias y relativamente poco para abusar de su posición, aunque no pudo evitar organizar a su gente para puestos importantes. En 1622, Olivares se convirtió oficialmente en el primer ministro de España. Al estar comprometido en casi todos los aspectos de la política interna y externa, Olivares fue responsable de todos los fracasos.

Las derrotas socavaron los cimientos del favor real, y la exclusividad de la posición bajo el monarca, expresada en la acumulación de muchos puestos, títulos y fabulosas riquezas, no pudo dejar de envidiar y odiar a quienes Olivares y su gente eliminaron el poder. Hubo intrigas alrededor del primer ministro; Olivares fue llamado un “tirano odiado”, y los versos satíricos se multiplicaron en Olivares.

El aumento de la opresión económica y política durante su reinado llevó a una rebelión en Cataluña y Portugal. La oposición de la nobleza titulada, combinada con los fracasos militares y políticos de finales de la década de 1630 – principios de la década de 1640, agotó el crédito de la confianza real de Olivares, y en enero de 1643 el rey accedió a enviar a Olivares su renuncia. El ex favorito se vio obligado a retirarse primero a su posesión de Loeches cerca de Madrid, luego a Toro, donde Olivares vivió los últimos años de su vida en el palacio de su hermana.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...