Navidad mística – Sandro Botticelli

Navidad mística   Sandro Botticelli

La Navidad es una de las fiestas cristianas más antiguas y amadas. A partir de este evento más importante, las personas están contando el tiempo, diciendo: “sucedió antes de Cristo, y esto después”. Esta fiesta nos ayuda a revivir lo que sucedió hace 2,000 años, evocando en nuestros corazones maravillosos sentimientos de amor por el mundo, amabilidad con las personas, esperanzas de renovación, nos recuerda la alegría de la presencia divina.

El deseo de renovación y felicidad universal expresó a Sandro Botticelli en su maravillosa “Navidad”. En la parte superior

de la imagen hay una inscripción en griego. “Esta imagen fue escrita por mí, Alexandro, al final de los disturbios después del momento en que la predicción de Juan se hizo realidad en el capítulo 11 y la segunda tribulación del Apocalipsis, cuando Satanás fue lanzado a la tierra durante tres años y medio. será nuevamente afilado en una cadena y lo veremos derrotado, como se representa en esta imagen “.

Al recordar las profecías de Savonarola, Botticelli ve en las líneas del Apocalipsis una conexión con los trastornos que le ocurrieron a su Florencia natal. El artista creó una escena inusual para la iconografía. En el centro hay una cueva, sobre la cual se erigió un techo de paja inclinado, bajo el cual la santa familia encontró refugio. Un bebé yace en el suelo cerca del pesebre tradicional, la Virgen que reza está inclinada sobre él. Frente a ella, San José está sentado de espaldas al espectador.

Alrededor de estos protagonistas, sin atreverse a acercarse al pesebre, el resto de los personajes se agrupan: a la derecha – los pastores, a la izquierda – los Reyes Magos, y aquellos y otros acompañan a los ángeles. Aquí, las manifestaciones externas ya no son válidas: los reyes orientales no ofrecen regalos, como de costumbre, no brillan con la magnificencia de la ropa. Se les permite mirar al recién nacido desde lejos y expresar su reverencia en oraciones enfocadas.

En las manos de los ángeles tienen ramas de olivo y cintas ondeantes con textos del evangelio: “Gloria a Dios en lo más alto y en la paz de la tierra, buena voluntad para los hombres”, y coronas de oro colgadas de las ramas de olivo que simbolizan la paz. La alegría suena en el solemne canto de los ángeles, afecta a la luz y la danza rápida en el cielo, en la adoración reverente de los magos y pastores, en los brazos de un peregrino y ángeles.

La bondad triunfa en la imagen, las fuerzas del mal pierden su poder; por lo tanto, los pequeños demonios en primer plano, retorciéndose, desaparecen en las entrañas de la tierra. El color brillante realza la sensación de un ambiente festivo. Cada figura, cada objeto está coloreado con la intensidad característica de los productos populares en rosa, verde, púrpura, dorado, blanco, rojo.

Botticelli encontró de manera tan magistral y expresiva los intervalos entre los grupos, que la estructura compositiva se puede comparar en una pieza musical: hay una sensación de un himno casi sonoro, después de breves pausas, surgen acordes poderosos y armoniosos con nueva fuerza. La paz, la armonía, el triunfo del bien, todo lo que los florentinos soñaron y no lograron, se plasmaron en el trabajo de Botticelli como un sueño vestido con una cáscara sobrenatural.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...