Madonna Magnificat – Sandro Botticelli

Madonna Magnificat   Sandro Botticelli

“Madonna Magnificat” – la pintura más famosa de Botticelli en una historia religiosa, escrita para capillas privadas. Fue nombrado después de la primera palabra de la oración de la Madre de Dios, cuyo texto es claramente visible en la página del Libro Abierto. El bebé Cristo sostiene en una mano una granada, y la otra dirige la mano de Madonna, que inscribe el comienzo de una canción de agradecimiento en el libro ampliado. Dos niños, acompañados por un tercero, mayores, tienen un libro y un tintero.

Dos ángeles levantan la corona sobre la cabeza de la Virgen,

la representan como la Reina del Cielo. Una elegante corona de oro se ensambla a partir de estrellas, que simbolizan la Estrella de la Mañana, como a veces se llama la Madre de Dios.

Madonna Magnificat: un tondo florentino típico que resalta el carácter exquisito de la pintura de Sandro Botticelli. La forma redonda le da al artista la oportunidad de realizar experimentos ópticos. El Madonna Magnificat de 1485, debido a la especial curvatura de las líneas curvas y el ritmo circular general, da la impresión de una pintura escrita en una superficie convexa.

Tondo se remonta al apogeo del taller de Botticelli, cuando se hicieron numerosas copias de sus pinturas realizadas por los estudiantes de Botticelli a partir de sus dibujos y cartones. En primer lugar, estas eran imágenes de Madonna, para las cuales había una gran demanda.

Esta composición hábilmente inscrita es una de las creaciones más notables del maestro. Las líneas refinadas de los brazos que rodean la figura del infante Cristo continúan, por así decirlo, con el gesto de uno de los hermosos ángeles y, a través de las manos de otros personajes, se cierran sobre la corona de María. Tal anillo de manos es como un remolino, en el centro del cual se ve un paisaje distante y pacífico.

Como en la imagen “Madonna con una granada”, Cristo sostiene en su mano una granada, un símbolo del sufrimiento y la inmortalidad, que llevará a la humanidad. Toda la imagen está impregnada de la atmósfera de melancolía melancólica.

La cara de la “Madonna Magnificat” está marcada por todas las cualidades que formaban parte del ideal de belleza cultivado por Botticelli. Entre ellos – una delgada piel delgada y firme, pero elegante estructura de la cara. La expresión de pureza e inocencia se complementa con un toque de ternura que penetra en los labios redondeados.

El grueso cabello trenzado causa una impresión terrenal, que recuerda la apariencia de una campesina, pero los artículos de tocador a la moda, una bufanda y un velo transparente, parecen transformar a una mujer real, tomada por Botticelli como modelo, en la imagen ideal de Madonna.

Esta imagen fue la obra más cara de Botticelli, mientras que al crearla se utilizó la mayor cantidad de pintura dorada. Normalmente, el oro, como la pintura más cara, no se usaba en tales cantidades; Al ordenar una imagen, tales condiciones se especificaron en detalle.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...