Mar en Saint-Marie – Vincent Van Gogh

Mar en Saint Marie   Vincent Van Gogh

El cuadro de Van Gogh “El mar en Saint-Marie” es un paisaje bastante tenso e impulsivo. La mayor parte del lienzo está ocupada por la imagen del espacio del mar. La superficie del agua se describe como un flujo inquieto y turbulento de energía del agua, elementos marinos.

Las pinceladas que representan las ondas se aplican con una capa gruesa de pintura al óleo, el lienzo está sobrecargado y la dinámica de la imagen es extrema.

El plano de la imagen transmite con mayor precisión el movimiento multidireccional e irreconciliable del agua. El mar es inquieto, la energía

de sus profundidades emergió y trastorna pequeños y, como se puede decir, pequeños veleros, diminutos en comparación con el espacio acuático general.

El mar actúa como una imagen central y captura al espectador con su movimiento incansable, en el que se siente la vida interior, el impulso, el aumento de la respiración y el deseo de existir. El mar es una fuerza, un regreso sin fin, una corriente silenciosa sin fin, similar a la corriente de la conciencia.

El mar en Saint-Marie es multicolor y multifacético. El cielo es casi tan volátil y colorísticamente ambiguo. Dos espacios parecen fusionarse uno con el otro: el cielo refleja los impulsos del mar, y el elemento agua se eleva hacia arriba, intentando alcanzar y perforar el cielo, saturar el aire con humedad y despertar el mal tiempo, molestar al mundo y provocar una tormenta.

Las velas blancas como la nieve de numerosos barcos animan el cuadro, lo saturan con la verdad del momento, la autenticidad de la experiencia.

Se aplicaron trazos coloridos como si el viento los hubiera representado: de manera impetuosa y pronto. La imagen principal del mar parece a la vez fragmentada y entera. Esto no es un juego, no solo una imagen, es aire, es una parte de la vida misma, por la cual, posiblemente, existan, vivan para ver este mar, estas pinturas, esta vida momentánea. Desesperadamente rápido, desesperadamente, el tiempo pasa rápido, la vida pasa. La realidad circundante y los colores que la colorean, todo cambia ante tus ojos.

El mar, como el tiempo, mezcla colores, enfrenta la luz y la sombra, extrayendo nuevas imágenes y espacios.

El mar es un espacio de inestabilidad, movimiento perpetuo, renacimiento perpetuo. La imagen como si fuera arrancada, no le basta el tamaño del lienzo. El mar es imposible de cerrar en cualquier marco estrictamente definido, está incontrolablemente desgarrado más allá de los límites de sus límites.

La corona de la vela descansa contra los bordes de la imagen como si sintiera la tensión del lienzo. Esta imagen se asemeja a una fotografía que captura lo principal, sin centrarse en detalles excesivos.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...