Madonna Meadow – Giovanni (Gambellino) Bellini

Madonna Meadow   Giovanni (Gambellino) Bellini

En el centro de la composición hay una imagen de una joven María sentada en un prado, en su regazo, un bebé desnudo y dormido. Encantadoramente su rostro pensativo, hermosas manos juntas en un gesto de oración. La figura del niño divino parece ser un modelo escultórico, que recuerda el estrecho contacto del maestro con la obra de Mantegna.

Sin embargo, la suavidad de la luz y la sombra y la saturación general de los colores indican que Bellini encontró su camino hacia la pintura. Bellamente pintado en el fondo, el paisaje está dotado de simbolismo evidente. La pintura se

ejecutó en una técnica mixta, lo que permitió al artista suavizar los contornos y saturar los colores.

No sabemos nada sobre la historia de la escritura de esta imagen, ni sobre lo que le sucedió antes de 1858, cuando se descubrió por primera vez. De vez en cuando, los críticos de arte aparecen, tratando de desafiar a la autoría de Bellini, pero estos intentos cada vez resultan ser insostenibles. La imagen es inusual por su formato horizontal. Como regla general, los pintores representan a Madonna y al Niño en lienzos de formato vertical.

Además, la posición de la Madre de Dios sentada en el suelo no es típica de Bellini. La mayoría de las veces, el artista escribió Madonna, ya sea a la altura de la cintura o en el trono.

La postura del bebé durmiente, Cristo, presagia la posición en la que su cuerpo muerto, tomado de la cruz, estará sobre el regazo de su madre. El espacio de la imagen está lleno de detalles simbólicos que infunden tristeza y ansiedad en el alma del espectador. El paisaje en sí parece envuelto en una neblina triste.

Al mismo tiempo es brillante, penetrado por la luz solar. El crítico de arte inglés Kenneth Clark escribió sobre esta imagen en su libro Paisaje en pintura: “Bellini describe un día frío pero soleado, que se produce a principios de primavera, cuando la nieve apenas está cayendo…

La luz suave inunda las casas y torres de la ciudad, pero el terreno pedregoso en el primer plano está en la sombra y respira frío. Gracias a la iluminación elegida, el artista tiene la oportunidad de representar las figuras de tal manera que parecen estar talladas en mármol con estatuas antiguas “.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...