Bendiciendo a Cristo – Fernando Gallego

Bendiciendo a Cristo   Fernando Gallego

“Bendición de Cristo”, como muchas pinturas españolas de finales del siglo XV a principios del siglo XVI, realizó un largo viaje antes de ocupar el lugar que le corresponde en las paredes del Museo del Prado. Se sabe que esta obra fue un regalo de Pedro del Castilla a la iglesia de San Lorenzo del Toro. Dado que don Pedro murió en 1492, respectivamente, este regalo no se pudo dar después de este tiempo.

Un análisis artístico de la obra dice que la pintura fue pintada entre 1480 y 1490 en el período de madurez de Gallego. Aunque el artista trató de permanecer en la

tradición gótica al interpretar la imagen de Cristo, como lo demuestran los arcos góticos de aberturas, figuras alegóricas y toda la gama de colores de la obra, su estilo de pintura lleva la huella de la influencia de los maestros italianos e incluso más fuertes. Y al mismo tiempo, es ciertamente una obra española, aunque no se sabe de dónde y de quién estudió el artista.

Jesucristo está sentado en un trono, rodeado de figuras alegóricas, en cuya imagen Gallego pone un simbolismo sutil. El Salvador está representado en un atuendo escarlata, formando pliegues múltiples, casi esculturales. Su mano derecha se levanta en un gesto de bendición, mientras que su izquierda sostiene una bola de cristal transparente con una cruz alta, y bestias aladas míticas están a sus pies.

La iglesia católica se representa como una hermosa joven en una corona que sostiene un cáliz con la Santa Cena. Se apoya en un bastón que está coronado con una cruz y un banderín que lo agita. La sinagoga, por el contrario, es una figura nerviosa y quebrada con un vestido amarillo que descansa sobre un bastón roto con un banderín amarillo.

Por un lado, por un lado, hay un ángel con las manos juntas en oración, y por el otro, un águila.

En el color de la obra está dominado por los tonos rojo y dorado. Las aperturas frías con figuras alegóricas atraen nuestra atención al resto completo de la imagen de Jesucristo. Según el catálogo de la exposición Golden Fleece celebrada en Bruselas en 1907, la obra se conservó en una colección privada, en 1913, esta obra fue comprada por Pablo Bosch y se presentó como regalo al Museo del Prado.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...