Santa Isabel de Hungría – Francisco de Zurbarán

Santa Isabel de Hungría   Francisco de Zurbarán

A Zurbarán le encantaba representar a los santos en forma de figuras individuales, y en sus pinturas borró casi por completo la línea entre lo divino y lo cotidiano. En el cuadro “Santa Isabel de Hungría” capturó al noble ciudadano de Sevilla con atuendos de moda. Todo el cuadro está diseñado en un color cálido.

Volviéndose ligeramente hacia el espectador, desde el lienzo no se ve una mujer muy hermosa con ojos pensativos y atentos. Lleva un vestido de seda caro y moderno, ricamente decorado con oro y piedras preciosas.

La tela de la ropa está escrita de tal manera que parece que escuchamos

el susurro de la falda tafto levantada, podemos determinar que la seda del impermeable es más liviana que la tela del vestido, y la manga roja es suave y agradable al tacto. Una mano brillante, algo descuidadamente escrita, sostiene un ramo de flores. Tradicionalmente, Isabel de Hungría se identificaba con Santa Castilla, quien, según la leyenda, llevaba el pan a los mártires cristianos cautivados por los árabes.

Cuando se le pidió que mostrara lo que llevaba, el pan se convirtió en flores. Así que las flores se han convertido en un atributo indispensable de la imagen de lo santo. Toda la imagen es tan mundana, tiene tan poca santidad, que podría tomarse como un retrato de una noble ciudadana, si no fuera por el nimbo apenas perceptible sobre la Santa Cabeza.

El origen de esta pintura en las colecciones madrileñas es desconocido. Por primera vez se menciona en los inventarios de la chimenea del palacio real de 1814.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...