Cristo en Emaús – Paolo Veronese

Cristo en Emaús   Paolo Veronese

Según el evangelio de Lucas, el Jesús resucitado se apareció por primera vez a dos discípulos que iban a Emaús. Pero sus ojos se mantuvieron, y los discípulos no lo reconocieron. Cuando llegaron a Emaús, Jesús quiso irse, pero los discípulos le pidieron que se quedara y cenara con ellos. Cuando Jesús tomó el pan, lo bendijo, lo partió y se lo dio a los discípulos, abrieron los ojos y lo reconocieron.

Y en ese mismo momento, Jesús se hizo invisible para ellos.

La pintura “Cristo en Emaús” es una obra muy característica para Veronese. De tamaño épico, está

repleta de detalles cotidianos, reduciendo la historia bíblica a la descripción de la colorida vida de los venecianos. La composición y todo en la imagen tienen el encanto brillante de la etapa teatral creada por el muñeco más hábil.

En la terraza de una lujosa casa patricia, el Cristo resucitado se sienta rodeado de sus maestros y sus dos discípulos. En el lienzo, aparentemente capturó el momento de reconocimiento de los discípulos de Cristo. Estos personajes principales de la narrativa se distinguen claramente por el artista del entorno, se centran en la atención especial.

Pero esto no impide que el autor, con la atención de un escritor experimentado, nos cuente sobre la hermosa arquitectura de la casa, sobre la fina copa de vino y sobre el pan que Cristo va a partir.

En primer plano hay dos chicas guapas con un perro. La imagen generalmente está repleta de niños de todas las edades, desde un bebé en brazos de una joven vestida de rojo hasta un niño, casi un hombre joven, parado detrás de Cristo. Las imágenes de retratos de algunos de los personajes de la imagen se pueden encontrar en otras obras del artista. Al parecer, personas muy conocidas sirvieron de modelo al autor.

Entonces, frente a una mujer de pie con un niño, puede adivinar a la hermosa Nani, cuyo retrato también se conserva en el Louvre.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...