Cabeza de caballo blanco – Theodore Gericault

Cabeza de caballo blanco   Theodore Gericault

“La cabeza de un caballo blanco”, almacenada en el Louvre, parece muy natural, lo que habla de la habilidad plástica del artista. El motivo también es bastante raro en los lienzos de principios del siglo XIX.

La asombrosamente convincente imagen de una cabeza huesuda con fosas nasales hinchadas y ojos tristes y completamente humanos deja una impresión tan poderosa en el espectador que algunos críticos calificaron sarcásticamente a esta obra como una especie de autorretrato del propio autor. Jericó percibe esta burla como un cumplido.

En su respuesta a la crítica de uno de los críticos, el

artista señala: “Creo que los caballos son las criaturas más fieles y devotas del mundo. Y me alegraría si tuviera una gota de la nobleza y el coraje que son inherentes a estos animales. Los caballos no están son capaces de ser traicionados, pero, por desgracia, no se puede decir lo mismo de la gente…

En cuanto a mi parecido externo con este caballo, me atrevo a asegurarle: ¡Me siento halagado!

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...