Безымянный

Безымянный

San Sebastián nació en Narbona en una familia noble y fue nombrado comandante de los pretorianos, un guardaespaldas especial del emperador romano Diocleciano. Cuando dos de sus compañeros en el ejército preferían la pena de muerte a la renuncia a la fe, él creía secretamente en Cristo.

Al enterarse de esto, el emperador comenzó a insistir en que Sebastián renunciara a su fe en Cristo y regresara a la adoración de los dioses romanos. Según la leyenda, cuando Sebastián se negó, por orden del emperador, fue condenado a una muerte agonizante: los legionarios, habiéndolo atado a una columna en el anfiteatro

romano del Coliseo, lo atravesaron con miles de flechas.

La sentencia se llevó a cabo, y Sebastián se dejó morir. Sin embargo, la madre de uno de sus compañeros torturados descubrió que todavía estaba vivo. Ella vendó sus heridas y, después de que él se recuperó, le aconsejó que huyera de Roma.

Pero, contrario a su consejo, Sebastián declaró abiertamente su fe. En los escalones del palacio imperial, defendió a los convictos, condenando al emperador por su posición intransigente.

Al ver a Sebastian, Diocleciano le preguntó sorprendido: “¿De verdad eres tú, Sebastian?” El joven respondió: “Sí, soy ese mismo. Sebastián, a quien Dios sacó de tus manos, y puedo confirmar mi fe en Jesucristo y defender a sus siervos”. El enfurecido emperador volvió a ejecutar a Sebastián.

El cuerpo fue encontrado por sus compañeros y enterrado en las catacumbas cerca de las tumbas de San Pedro y San Pablo.

Más tarde, Sebastián fue canonizado por la Iglesia Católica. En el siglo V se construyó un templo sobre su tumba. En el pasado, San Sebastián fue llamado para ayudar a los enfermos con la plaga, se le considera el patrón de los soldados, arqueros y alfareros. En el arte cristiano de Sebastián se representa bajo la apariencia de un joven apuesto, atado a un poste y perforado con flechas.

En la pintura de Rafael, Sebastián sostiene una flecha, un símbolo de su martirio. Está vestido con una hermosa capa roja y una camisa con bordados dorados, su cabello está elegantemente arreglado. Nada en esto se asemeja a la agonía que San Sebastián sintió por su fe.

Este es el trabajo temprano típico de Rafael y su belleza decorativa y su estado de ánimo elegíaco se parecen mucho a las obras de Perugino.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...