Autorretrato a los 26 años – Albrecht Durer

Autorretrato a los 26 años   Albrecht Durer

Este “Autorretrato” de Durero es una clara evidencia de su preocupación por la afirmación de la condición social del artista. Los detalles cuidadosamente escritos del disfraz nos muestran la incomparable habilidad del autor para transmitir los detalles más pequeños del mundo circundante y nos hacen recordar sus propias palabras: “Cuanto más exactamente el artista representa la vida, mejor se ve su imagen”. Las manos de Durer están dobladas como si estuvieran sobre una mesa.

Al mismo tiempo, están cubiertos con guantes, obviamente, para enfatizar que

estas no son las manos de un simple artesano.

El paisaje alpino que se abre en la ventana recuerda un viaje a Italia que tuvo lugar varios años antes. Todo aquí trabaja para reforzar un pathos bastante definido; La pintura proclama el significado social del pintor, su derecho a la libertad interior y su propia visión del mundo. En la época de Durero, este enfoque era innovador.

El primero en la historia de la pintura alemana Dürer comenzó a escribir autorretratos. Este fue un paso audaz, que marcó la liberación de la personalidad del artista de la regla de los prejuicios de clase. Los autorretratos de Durer se suman a una serie única.

Hasta Rembrandt en la pintura de Europa occidental, nadie más hizo algo así.

El artista creó el primer autorretrato a la edad de trece años. El niño en esta foto tiene los labios hinchados, las mejillas definidas con suavidad, pero no los ojos fijos como niños. Hay una cierta rareza en la mirada: parece que se ha vuelto hacia dentro de sí mismo. Los primeros autorretratos del artista se complementan perfectamente con las líneas de su diario juvenil: “La mente debe ser demasiado perezosa si no se atreve a descubrir algo nuevo, pero se mueve constantemente en la vieja rutina, imita a los demás y no tiene la fuerza para mirar a la distancia”.

Esta actitud del joven Durero hacia la vida y la creatividad permanecerá en él para siempre. En una línea similar, decidió y muy íntimo “Autorretrato con un clavel”.

La obra maestra de 1498, que se convirtió en el tema de esta sección, reflejó el enfoque renacentista de la interpretación de la personalidad del artista, que ahora debe verse no como un artesano modesto, sino como una persona con un alto estatus social. Pero hay otro autorretrato de Durero, donde todas estas tendencias culminan. Se remonta a 1500 años. El maestro se escribió a sí mismo como quería ver, reflexionando sobre la gran vocación del artista.

El hombre que dio su vida al servicio de lo bello debe ser bello él mismo. Por eso, Durero se escribió aquí a imagen de Cristo.

Para el espectador moderno esto puede parecer una blasfemia. Pero a principios del siglo XVI, los alemanes percibían todo de manera diferente: para ellos, Cristo era el ideal del hombre y, por lo tanto, todos los cristianos tenían que esforzarse para llegar a ser como Cristo. En el campo negro de este autorretrato, Durer imprimió dos inscripciones en oro: a la izquierda puso una fecha y su monograma de firma, y ​​a la derecha, simétricamente a ellos, escribió: “Yo, Albrecht Durer, Nuremberg, me escribí con colores eternos”. Y el año que viene repitió: “1500”.

Fue en 1500 que la gente de ese tiempo esperaba el “fin del mundo”. En este contexto, esta obra de Durero se lee como su testimonio de la eternidad.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...