Adoración de los magos. Altar Zanobi – Sandro Botticelli

Adoración de los magos. Altar Zanobi   Sandro Botticelli

El cuadro de Sandro Botticelli “La adoración de los magos”, cliente del banquero del altar Giovanni di Zanobi del Lama, originalmente el cuadro estaba en la iglesia de Santa Maria Novella en Florencia. Tamaño de la pintura 111 x 134 cm, madera, temple. Esta historia circuló en la pintura del Renacimiento temprano.

Los artistas trataron de transmitir en detalle las circunstancias de la historia del evangelio del milagroso nacimiento de Cristo y los tres reyes orientales, que vinieron con sus comitivas para adorarle.

Benotstso Gozzoli, el antecesor de Botticelli

en la interpretación del tema, 16 años antes que él, ejecutó la pintura en la capilla de la casa de los Medici, presentó un espectáculo que se desarrolla con una pompa casi fabulosa. Botticelli creó una serie de pinturas sobre la Adoración de los Magos. Esta historia ha aparecido en su obra desde principios de la década de 1470; La obra más antigua incluía elementos arcaicos y estaba llena de figuras.

Desarrollando el tema, Sandro llega a la construcción de la pintura “La Adoración de los Magos” en 1475, la mejor imagen de este tema.

Sandro Botticelli muestra el evento del Evangelio como una especie de misterio. En lo más profundo de la composición está la Sagrada Familia. El bebé, sentado en el regazo de Mary, evoca un sentimiento de profundo temor en la multitud.

El artista utiliza en el diseño de la escena una variedad de poses, movimientos, giros y inclinaciones de la cabeza. Y enfatiza este flujo cambiante, pero conectado internamente de la línea. El lugar donde se desarrolla la acción es el mundo de la antigüedad: en la distancia se pueden ver las ruinas de un antiguo templo.

Pero en todas partes una nueva vida avanza, los primeros brotes crecen entre las piedras, una especie de símbolo de la nueva era, que marca el nacimiento de Cristo. El presente está presente en la imagen, ya que los participantes en la acción son personas conocidas en toda Florencia.

Muchos entraron en la Hermandad de los Magos; Vistiendo la fiesta de la Adoración de los Magos con magníficas ropas, de hecho desfilaron por las calles de la ciudad hasta el lugar de culto. El eco de este ritual se transformó en un cuadro de Botticelli en un espectáculo fantástico. En el resplandor difuso y suave transmitido por las líneas doradas y el juego de reflejos dorados y patrones en la ropa, los representantes de la elite de Florencia contemplan la aparición de una deidad o Luz verdadera.

La Adoración de los Magos fue encargada por el banquero Zanobi del Lama, cercano a la familia Medici. Estaba destinado a su altar familiar en la iglesia de Santa Maria Novella. Una de las características distintivas de la pintura son los numerosos retratos de la familia Medici y su entorno.

El artista Sandro Botticelli revela la similitud del retrato de cada uno de los personajes, pero también los idealiza, combinándolos en un acto de contemplación sublime.

El lado izquierdo de la imagen muestra a Lorenzo Medici, que con algo de arrogancia, el poeta Angelo Poliziano se apoyó en su hombro; El siguiente es el joven filósofo Conde Pico della Mirandola, que señala la aparición milagrosa del Infante. Continuemos la descripción del cuadro con las palabras de Giorgio Vasari: “Y vemos una expresividad especial en el anciano, quien, besando los pies de nuestro Señor y fundiéndose con ternura, muestra perfectamente que logró el objetivo de su viaje más largo. La figura de este rey es un retrato exacto de Cosimo Elder di Medici “.

En el lado derecho de la composición, comenzando desde el centro, se representan los hijos de Cosimo el Viejo, Piero y Giovanni, que ya habían muerto en el momento en que se escribió la imagen, con un vestido negro y adornos rojos, el melancólico Giuliano Medici, seguido del filósofo Giovanni Argiropulo.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...