Una fiesta en la casa de Levi – Paolo Veronese

Una fiesta en la casa de Levi   Paolo Veronese

Un maestro de magníficos lienzos a gran escala, Veronese decoró muchos de los edificios seculares y religiosos de Venecia con sus obras. La fiesta en la casa de Leví fue escrita para el refectorio del monasterio dominico de los santos Giovanni y Paolo.

Los investigadores sugieren que la imagen se creó originalmente en una trama diferente. Se expresan diferentes puntos de vista sobre cuál: “La última cena”, ya que “La última cena” de Tiziano, asesinada en un incendio, “Una fiesta en la casa de Simeón” o alguna otra fiesta, se ubicó en

la escena de la obra.

Al final del trabajo, se convocó a Veronese para cuestionar la sagrada inquisición por una interpretación excesivamente libre de la escena del Evangelio, héroes inapropiados y detalles innecesarios que no cumplían con la estricta política de la Iglesia católica asociada a la Contrarreforma. Después de eso, al maestro se le dieron tres meses para volver a escribir el lienzo, pero en cambio, solo le cambió el nombre a “Fiesta en la Casa de Levi”, una escena del Evangelio menos sagrada. Veronese es conocido por sus pinturas llenas de gente que representan fiestas y comidas bíblicas.

Esta composición es la quintaesencia de sus búsquedas en esta dirección. Inscrito en la decoración arquitectónica clásica en forma de arco de triunfo, inspirado en las obras clásicas de Andrea Palladio y Jacopo Sansovino, popular en ese momento, parece abrirse al espectador acción teatral interpretada en el contexto del telón de fondo.

Una rica paleta de colores brillantes “describe” a una multitud de personajes, incluidos turcos, negros, guardias, aristócratas, tontos y perros. En el centro del lienzo se encuentra la figura de Cristo, dada, a diferencia de las demás, contra el fondo del cielo, con su túnica de color rosa pálido que se destaca entre los participantes de la fiesta. ¡Ningún detalle se escapa del artista! No solo colocó a Judas al otro lado de la mesa del Maestro, sino que también lo obligó a volverse.

Su atención está distraída por un sirviente negro que señala a un perro que está observando a un gato jugando con un hueso.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)