Taller de artista – Gustave Courbet

Taller de artista   Gustave Courbet

Al terminar el trabajo en el estudio del artista, Courbet comparte con su compañero escritor Chanfleury: “Las personas que les gusta expresar sus opiniones en cualquier ocasión y se despiertan en medio de la noche con un deseo apasionado de discutir algo y, por supuesto, condenan, estas personas obtendrán mucho placer”. Después de ver mi nueva foto! “.

Courbet no estaba equivocado. The Artist’s Workshop se convierte en una fuente inagotable de inspiración para los críticos. El cuadro fue sometido a una dura evaluación de los miembros del jurado de la Exposición

Mundial de París en 1855 y fue fuertemente rechazado por ellos. A pesar de esto, Courbet organiza su propia exposición independiente, en la que presenta no solo el Taller del Artista, sino también el Funeral en Ornan, así como varios de sus otros trabajos.

Si el nombre mismo de la pintura fue capaz de intrigar a los críticos, entonces, ¿qué podemos decir acerca de la composición y el tema? No hubo un número en las interpretaciones. ¿Cómo podría no ser considerada esta pintura: esotérica, masónica, simbólica, realista, política, sociológica…

Hay un testimonio del autor del “Taller” que intentó capturarse a sí mismo, a sus familiares en el lienzo, y también a presentar la sociedad en la que tenía que vivir. La figura del artista se encuentra en la parte central de la imagen, él se sienta frente al caballete. La ola de la mano con un pincel está asociada con el gesto de Dios desde la Creación de Adán de Miguel Ángel. El artista está representado en el trabajo, parece estar completamente separado de lo que está sucediendo.

A ambos lados hay dos grupos de figuras.

A la derecha hay amigos cercanos y personas que apoyan al artista. En primer plano, sobre la mesa, está el poeta Baudelaire, apasionado por la lectura. No lejos de él, en un taburete, el escritor Chanfleri consiguió un trabajo. Un poco más lejos hay un grupo de cinco personas, entre las cuales se encuentra el filósofo Proudhon y el filántropo de Bruille.

Detrás del artista hay un modelo desnudo, un símbolo de la energía creativa que afirma la vida, a la izquierda, alegorías sociales: un grupo de personas pobres, una campesina melancólica, un niño pequeño con ropas andrajosas y un perro de caza.

La imagen está diseñada en un cálido tono marrón amarillento. Es considerada una de las mejores obras de Courbet. Los colegas del artista llamaron a esta obra una verdadera hazaña artística, ya que la consideraron muy personal y, por lo tanto, pisotearon los fundamentos académicos que prohibían la elevación de lo personal al nivel de una epopeya histórica.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...