Santa Catalina de Siena le pide a Cristo que libere a Palmertin – Girolamo di Benvenuto

Santa Catalina de Siena le pide a Cristo que libere a Palmertin   Girolamo di Benvenuto

Girolamo di Benvenuto trabajó principalmente en Siena y sus alrededores, por lo tanto St. Catalina, la patrona de esta ciudad, aparece a menudo en sus obras. En un pequeño panel, cuyo tiempo de creación se desconoce, se transmite un episodio de la leyenda sobre ella y sobre otra monja dominicana llamada Palmertina.

Contrariamente a los intentos de Catalina por hacer las paces con Palmertina, alimentó la ira irreconciliable santa. A pesar de esto, cuando Palmertina se enfermó gravemente, Catherine oró para que no fuera condenada al tormento eterno, muriendo impenitente. La

primera parte del panel muestra a Cristo rodeado de querubines, quienes se le aparecieron a Catalina durante la oración y le advirtieron que Palmertina no está salvada; Detrás de Catalina, el diablo, generalmente de servicio en el lecho de muerte de los pecadores, para secuestrar sus almas, tiene en sus patas una larga lista de pecados de Palmertin.

Las oraciones de Catherine finalmente persuadieron a Cristo para que no permitiera que Palmertina muriera hasta que ella se arrepintiera, y así privaría al diablo de la presa. En el escenario en el lado derecho del panel, Catherine y el monje están presentes en el lecho de muerte de Palmertina, quien finalmente se arrepintió completamente y se hizo de la paz con el santo. ST. EKATERINA SIENSKAYA.

Catherine resistió los intentos de los padres de casarse con ella y se unió a la orden dominicana para cuidar de los pobres y enfermos. Ella experimentó muchas pruebas místicas: en una de ellas, Cristo le ofreció la opción de dos coronas: oro y espinas, y ella eligió espinas; en el otro recibió estigma; y, como Catalina de Alejandría, entró en un matrimonio místico con Cristo.

Catherine dedicó toda su vida a fortalecer y purificar el poder papal. Ella es considerada la patrona de Italia y es venerada en su ciudad natal de Siena, donde Domenico Beccafumi la retrató con ropa monástica blanca, recibiendo estigma. En otras pinturas, ella está en vestiduras en blanco y negro de la orden dominicana, puede sostener un lirio o un rosario o mostrar sus estigmas.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...