Retrato de Sir Thomas Chaloner – Anthony Van Dyck

Retrato de Sir Thomas Chaloner   Anthony Van Dyck

Anthony van Dyck, un alumno y contemporáneo más joven de Rubens, es uno de los más grandes artistas de Flandes del siglo XVII.

En 1632, van Dyck, aceptando la invitación del rey inglés Carlos I, se mudó a Londres. En la vida y obra del pintor comienza un nuevo período. Besado por el rey, quien lo elevó a un título de caballero y se casó con un representante de una familia noble, lleno de órdenes, van Dijk se convierte en un retratista de moda de la aristocracia inglesa.

Bajo el pincel del maestro, aparece una galería de destacados representantes de la Inglaterra

pre-revolucionaria. El artista transmite en las imágenes creadas la nada arrogante, la fuerza espiritual y la belleza del personaje de los personajes.

El retrato de Sir Thomas Chaloner, realizado a fines de la década de 1930, es un excelente ejemplo de trabajo personalizado. Un hombre de cuarenta y cinco años de edad, de rostro fuerte, nervioso y doloroso, enmarcado con un mechón de pelo despeinado y un fino collar de encaje, nos mira desde el lienzo. Una capa de seda negra fue lanzada casualmente sobre sus hombros. Con un gesto enérgico de su mano derecha, señala la empuñadura de su espada.

La minuciosidad y precisión de las características psicológicas del personaje representado fue un logro importante del arte de van Dijk.

El artista fue capaz de discernir incluso los rasgos de la persona retratada, que apareció mucho más tarde, cuando Thomas Chaloner fue testigo de la acusación en el juicio del arzobispo de Lod, condenado a ejecución por alta traición, y cuando firmó la sentencia de muerte a Charles I. Pero junto con los voluntariosos rasgos, notas de Van Dijk en su modelo y dolor en la flacidez de la piel, párpados enrojecidos y bolsas debajo de los ojos, que pueden haber sido el resultado de la incontinencia. Se sabe que en la disolución del Parlamento Largo, del cual Chaloner era miembro, Cromwell llamó a Sir Thomas un borracho.

“Retrato de Thomas Chaloner” adquirido para el Hermitage en 1779 como parte de la famosa colección Walpole. Es curioso observar que durante la venta se le emitió un retrato del padre representado, que también se llamaba Thomas. Lo más probable es que esto se hizo deliberadamente para no causar descontento a Catalina II, que tal vez no desee comprar un retrato de un “regicidio”.

Bajo el nombre erróneo, el retrato fue incluido en los catálogos del Hermitage hasta 1893.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)