Retrato de Saskia van Eilebürch – Rembrandt Harmens Van Rhine

Retrato de Saskia van Eilebürch   Rembrandt Harmens Van Rhine

En 1634, Rembrandt se casó con una chica de una familia noble, Saskia van Eilenburg. Llega un momento de amor extático, de gran felicidad. Entrando en la vida de Rembrandt, Saskia entra en su arte.

En el amor sigue su artista ocular.

Uno tras otro aparecen numerosos bocetos de debajo de su mano. Ahora la retrata vestida frente a un espejo, luego a un paciente que espera el nacimiento de un niño, y luego a una madre feliz con su hijo en sus brazos. Varios retratos de su amante crean a Rembrandt en el grabado y la pintura.

Con facilidad, el calor humano cautiva

el retrato de Saskia en Dresde en 1633. Con la cabeza inclinada con gracia, vuelve la cara hacia nosotros.

Los ojos astutos se entrecierran, una cariñosa sonrisa fugaz aparece en los labios. Fue en ese momento que ella era caprichosa, tierna, coqueta y se la mostró a Rembrandt. Y en el mismo estado de ánimo y apariencia de Saskna, y en la forma en que Rembrandt lo percibe, hay una auténtica festividad. Luz cálida juega en la cara y cuello abierto.

Las mejillas iluminadas se vuelven rosadas, brilla y brilla un collar de perlas de color lechoso mate, y un pendiente parpadea en la sombra transparente.

Incluso un fondo verde sombreado, aireado, profundo, escrito en la pintura marrón en algunos lugares, lleno de calidez y aliento de luz y sombra. Los colores de los tonos cereza, dorado, azul de la vestimenta de Saskia se entretejen en esta fiesta.

Nada oscurece su alegría brillante, despreocupada, joven. El estado de ánimo inmediato del minuto que el artista está buscando y no puede encontrar ni en el “Retrato de un científico” ni en la “Lección de anatomía”, simplemente, involuntariamente, transmite fácilmente en este retrato. La fugaz sonrisa de su amada está llena de gran poesía para él, de gran significado humano.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...