Retrato de la pareja de Arnolfini – Jan van Eyck

Retrato de la pareja de Arnolfini   Jan van Eyck

Este retrato de pareja es reconocido como uno de los picos de toda la cultura europea. Está lleno de misterios, provocando nuevas interpretaciones y sigue causando un debate acalorado. E. Panofsky, por ejemplo, argumentó que la imagen muestra un matrimonio secreto. Sin embargo, la mayoría de los investigadores no están de acuerdo con él y están de acuerdo en que tenemos una escena de compromiso.

Se cree que los héroes de las pinturas son Giovanni Arnolfini y Giovanna Chenami, los italianos, que vivieron en la década de 1430 en Brujas. El interior de la casa de la ciudad

parece ser común, pero al mismo tiempo literalmente respira misterio. El hecho es que algunos elementos le permiten tratarse como algún tipo de “símbolos místicos”.

Una vela solitaria, por ejemplo, puede interpretarse como el Ojo que todo lo ve. Y hay muchos detalles de este tipo en este trabajo, es decir, el campo aquí es fértil para los intérpretes. Jan van Eyck ha sido considerado como el inventor de la pintura al óleo.

La refutación final de este hecho, sin embargo, no resta valor a su habilidad más alta en esta área. Un análisis detallado de esas partes del “Retrato de la pareja de Arnolfini”, que representan figuras o telas humanas, confirma esta habilidad del artista, quien pudo transmitir los mejores tonos de textura. Cada pincelada aquí se frota con una servilleta o un dedo.

En general, las huellas dactilares de van Eyck se pueden encontrar en todas partes, donde la luz que cae de la ventana “destella” en la tela del vestido. Tenga en cuenta que esta es exactamente la forma en que el vestido verde de la heroína de este trabajo no se puede escribir en otra técnica.

En el proceso de creación de colores, el artista pasó de los tonos oscuros a los claros. Al comenzar a escribir un vestido, es probable que Van Eyck usara una mezcla de tinte verde malaquita y blanco plomo. Fue la primera capa.

Se colocó una capa delgada, casi transparente, de tono, utilizando una mezcla de malaquita y pintura amarilla. El pintor podría agregar más tarde resplandores de jari-pendants. Las sombras profundas, “escondidas” en los pliegues del vestido, están escritas en varias capas de un tono más oscuro de malaquita.

La imposición repetida de capas conduce a un engrosamiento de la capa “general” de pintura; en otras partes de la imagen es más delgada. Esto se aplica, por ejemplo, a las manos.

Van Eyck creó los tonos rosa carne y marrón, sin una base preliminar y se aplicó directamente a la imprimación blanca que cubría el panel de madera. Jan van Eyck creó el primer retrato de pareja en la pintura europea. El exitoso comerciante italiano Giovanni Arnolfini representado en él representaba los intereses de la casa de comercio de los Medici en Brujas. Su imagen captura todo lo que la persona “exitosa” de ese tiempo no pudo haber tenido lugar: dedicación, dureza, ambición, arrogancia, secreto, fuerza de carácter.

Su joven esposa, Giovanna Yenami, por el contrario, muestra ternura y humildad con su apariencia. Todas estas características “íntimas”, con un tremendo psicologismo reflejado en la obra maestra presentada por el artista, en su unidad, hacen este trabajo extremadamente monumental y solemne, al mismo tiempo imbuido de lirismo sutil. El tema del trabajo en sí también contribuye a esto: la promesa de lealtad conyugal.

Según algunos testimonios, tal compromiso de “hogar”, realizado con dos testigos, era común en lo que entonces era Holanda y tenía un significado igualitario para la iglesia. El significado de la escena se enfatiza en una serie simbólica compleja. Se interpreta de manera diferente, pero si tomas la “aritmética promedio” de estas interpretaciones más o menos críticamente, obtienes: una naranja indica las alegrías del matrimonio, los dedos de los pies y el cachorro a la fidelidad conyugal, el rosario a la piedad, el estatuto.

Margaritas: a un próspero parto / una vela encendida en una lámpara de araña, al “resplandor” de la ceremonia, a la presencia del espíritu divino, a un “espejo limpio”, a la limpieza, etc.

Este simbolismo característico, unido a la atmósfera apropiada, formada por la seriedad concentrada de los gestos y las posturas, encarna la idea de la familia como una “pequeña iglesia”. Sin embargo, se puede argumentar con una interpretación similar: esta imagen de Van Eyck es, en un sentido semántico, un trabajo inusualmente de múltiples capas, y es poco probable que alguna vez nos revele todos sus secretos. Hay interpretaciones bastante curiosas de objetos cotidianos, a primera vista, con los cuales la imagen está saturada.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...