Patinando fuera de las murallas de la ciudad – Hendrik Averkamp

Patinando fuera de las murallas de la ciudad   Hendrik Averkamp

Hendrik Averkamp, ​​uno de los más grandes pintores holandeses del barroco temprano, fue el primero que comenzó a trabajar en el estilo de la pintura realista de paisajes. Averkamp, ​​que era sordo y mudo de nacimiento, en sus primeros trabajos retrató casi exclusivamente paisajes de invierno. La incapacidad de sentir este mundo con la ayuda de una audición inusualmente exacerbada su sentido del color, su capacidad para notar los elementos más pequeños en composiciones de múltiples figuras.

En la transferencia de la iluminación que cambia sutilmente, no tenía igual.

Los paisajes urbanos de invierno hicieron que el artista fuera ampliamente conocido en toda Holanda, por lo que su trabajo fue extremadamente solicitado durante su vida. En las fotos de Averkamp, ​​la naturaleza comenzó a retratarse como realmente era.

Precisamente en esto surgió la nueva tendencia artística en la pintura holandesa, ya que la escuela flamenca dominante de la pintura hasta ese momento era un realismo completamente extraño.

“Patinar fuera de las murallas de la ciudad”: una de las obras más características del holandés, escrita en escala plateada, las pinturas se eligen con sumo cuidado. Las pequeñas figuras de patinadores están inscritas en el espacio tridimensional del lienzo con precisión decorativa. Una de las decisiones compositivas típicas del artista es una imagen muy realista de un cielo frío y transparente de invierno, que llena todo el cuadro con una sensación de vigor y frescura del invierno del norte. La pedantería de Averkamp con respecto a los detalles finos también se reveló en este trabajo.

Por lo tanto, el cinturón rojo cuidadosamente resaltado en la dama en la esquina inferior izquierda del lienzo agrega emoción, transmitiendo la emoción alegre del resto de la gente del pueblo que vino a montar en el lago helado.

La misma situación en el país que se desarrolló a mediados del siglo XVII. A saber, la reforma protestante, que debilitó significativamente la influencia de la iglesia en la vida del país, la formación de una clase media poderosa en la sociedad, llevó a una reorientación del estilo y la orientación en el trabajo de los pintores, incluido el Averkamp. El pequeño formato de sus lienzos hechos por el método de caballete se debió al hecho de que a partir de ahora la pintura no estaba destinada a los representantes elegidos de la casta más alta, sino al público en general.

Al final de su carrera, Averkamp expandió significativamente los límites de sus obras. Ahora tiene más personajes involucrados en la creación de temas artísticos.

Reconocido maestro del paisaje urbano realista, Averkamp disfrutó de un merecido prestigio tanto en el entorno artístico como entre los holandeses comunes, siendo uno de los representantes más destacados de la pintura holandesa.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...