Parcela de Batavian – Rembrandt Harmens Van Rhine

Parcela de Batavian   Rembrandt Harmens Van Rhine

La pintura del artista holandés Rembrandt van Rijn “La conspiración de los batavos” o “La conspiración de los líderes de los batavas, Julius Tsivilis”.El tamaño del cuadro es de 196 x 309 cm, óleo sobre lienzo. Como símbolo de la independencia nacional y la ciudadanía de Holanda, el ayuntamiento de Ámsterdam eligió el tema del levantamiento de los batavos contra los romanos, un tema de la historia temprana de los holandeses, para la decoración de la galería alrededor de la sala de conferencias en el clásico ayuntamiento de nueva construcción.

En

realidad, la pintura “La conspiración de Julio Civilis” es una composición histórica que representa al líder de la tribu de los batavos, quienes fueron considerados los antepasados ​​de los holandeses, quienes en el siglo I hicieron que la gente se rebelara contra Roma. Este tema fue sugerido cincuenta años antes de Hugo Grocio, luego de la narración de Tácito, para fortalecer la identidad nacional republicana. Los especímenes correspondientes ya se presentaron en los grabados de Antonio Tempest en pinturas de Otto van Veens, que probablemente fueron ejemplos vinculantes para las ocho imágenes requeridas.

Orden para la “Conspiración” que Rembrandt recibió en 1661, después de la muerte de Govert Flink, quien se suponía que debía realizar todo el ciclo.

En 1662, la imagen de Rembrandt ya estaba colgada en el muro sur de la galería, en agosto del mismo año se eliminó debido a los cambios, y luego, probablemente por el propio Rembrandt, se vendió en un estado recortado. Las razones para el rechazo de la imagen no estaban claras; La comparación con las muestras de Tempest y Veens sugiere que fue una “contradicción irreconciliable entre el impulso de Rembrandt hacia la deserción, una de las fuentes más profundas de su arte y la glorificación del Renacimiento”.

En cualquier caso, la interpretación de Rembrandt de la conspiración en el bosque sagrado, donde el “jefe y noble” se reunieron alrededor del líder de los batavos, Yuli Tsivilis, hace un juramento solemne, está lejos de ser una idealización heroica. La “ceremonia de juramento bárbaro”, bárbara en el sentido original de la palabra alienígena y elemental, es presentada por Rembrandt como la realidad inmediata, como la verdad viva de la historia.

Rembrandt transmite el auge y la atmósfera de lo arcaico, aprovechados por el impulso revolucionario de lo colectivo, la violencia sin barniz y de rápido crecimiento de las personas elementales. Este trabajo fue a la vez un “anti-pintura” irónicamente alienado entre la restauración y la reacción de ese tiempo. Rembrandt se adhiere estrictamente a la trama: el tuerto Julius Civilis está vestido con ropa vieja de Borgoña, que aquí refuerza el sonido elemental-arcaico de la escena.

El rostro ancho y áspero de Civilis expresa un salvaje solemnemente exaltado. Desde la imprudencia hasta la elevación, solo hay un paso aquí: en el repentino resplandor de la luz a lo largo de la mesa. “El efecto de la luz convierte el juramento en la imagen de Rembrandt en un misterio sagrado”.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...