Mercurio y Argus – Diego Velásquez

Mercurio y Argus   Diego Velásquez

La trama de la mitología romana. Júpiter estaba desesperado: durante mucho tiempo no pudo hablar con su amado Io, ni devolverle su forma humana. Luego le pidió a su asistente Mercury que salvara a Io.

Mercury se enteró de que Juno había adivinado todo por mucho tiempo y le ordenó a su amigo Argus que vigilara a Io. Luego Mercury se llevó consigo algunas cabezas de adormidera, se acercó a Argus y lo invitó a escuchar cuentos que Mercury le diría que pasara el tiempo. Todos sabían que Mercury era un famoso narrador de historias, y Argus estuvo de acuerdo con mucho gusto.

Mercurio

comenzó a contar monótonamente historias tan largas que Argus pronto comenzó a quedarse dormido y cerró la mitad de sus mil ojos.

Continuando hablando, Mercury sacudió suavemente las amapolas en la cabeza del gigante, y pronto todos sus ojos se cerraron, se quedó dormido. Entonces Mercurio levantó la espada y cortó la cabeza de Argus. Mercury ayudó a Io a escapar, salvándola de un Juno enojado.

Io huyó a Egipto, navegando por el mar. Aquí Júpiter devolvió su forma humana, y ella le dio un hijo, Epaf, el primer rey de Egipto y el fundador de Memphis. Y Juno lloró amargamente la muerte de su leal amigo Argus.

Después de reunir todos sus ojos en una canasta, los ató a las colas de sus pájaros favoritos de pavos reales, para que siempre le recordaran a su fiel amiga.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...