Desnudo Italiano – Francesco Haze

Desnudo Italiano   Francesco Haze

La imagen lírica de “Nude Italian” de la época del Romanticismo pertenece a Francesco Hayes, un italiano con raíces francesas. El lienzo es significativo, aunque tiene en su concepción una heroína solitaria: un italiano desnudo. Un estudio detallado de la imagen llama la atención de otro personaje esquemáticamente trazado a la derecha de la pared, pero el autor decidió dejar a su mujer italiana en paz.

La imagen claramente no está completa, como lo demuestra la ropa cubierta que cuelga de la mano izquierda de una mujer. Este detalle sigue siendo un boceto, sin solución

de color. En el trabajo hay subestimación y no hay un significado completo. ¿Por qué la heroína se esconde a la vuelta de la esquina, dónde está su vestido y por qué está avergonzada? Queda por contentarse con lo que Hayes le dejó al espectador. La niña no es erótica, causa, más bien lástima que deseo.

Su imagen está escrita desde la vida, modesta y perdida, como su copia. Característicamente, para las bellezas romanas antiguas, su cabello está recogido en un peinado complejo. No hay un solo detalle extra, incluso accesorios o atributos de la planta. La artista se contentó con la belleza natural del cuerpo femenino, prefiriendo el frank Nu a la exuberante vestimenta.

El trabajo está escrito en aceite, muy suave y seco.

La coloración es muy cálida, brillante y acogedora. Para Francesca Hayes, el contraste no es característico, sus obras están siempre llenas de colores transparentes y no están obstruidas por la lucha de la luz y la sombra. En este lienzo, el autor no cambia su amor por la paleta ocre, casi dorada. El plan distante, el que está en la sombra, tiene un color lateral profundo. Esta combinación crea una cierta temperatura en el trabajo, en la luz, en un calor acogedor, en la sombra, en el frescor del verano.

La piedra que se alineaba en el muro se asemeja a una roca de concha áspera, aún caliente por los rayos del sol. Reflejo en mampostería horizontal con toques de mármol pulido.

Una mujer descalza pisotea una superficie fresca y, muy probablemente, siente la bocanada del viento de la tarde. Hace frío, y, tal vez, sólo una vergüenza. Por lo tanto, la heroína oculta tan agresivamente el cuerpo expuesto.

El autor transmitió con la ayuda de pinturas no solo la belleza de la naturaleza de la heroína, sino que también pudo congelarla, avergonzar a los ojos del público y ofender.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...