Crucifixión – Sandro Botticelli

Crucifixión   Sandro Botticelli

Aún menos tradicional es la “Crucifixión” por Botticelli, no en vano llamada “mística”.En contraste con la idea principal de “Navidad” – “Florencia debe ser salvada” – en la “Crucifixión Mística” prevalece el motivo de castigo de Italia, Florencia y el mundo por la totalidad, por el inmensurable abismo de sus pecados. En la agonizante conciencia de la culpa universal, parte de la cual descansa sobre él, el pintor se fusiona con su ciudad en una sola oración penitencial al dios crucificado, como generado por la amarga justicia

de la conjetura de Savonarol: “Si ahora volviera Cristo, lo volverían a crucificar”.

En la imagen alrededor de la enorme cruz con el crucificado, como el único e inmutable centro, la oscuridad que se acumula en el cielo casi se une con la oscuridad de la tierra, que se ilumina bajo las antorchas lanzadas por la fuerza diabólica. La situación presagia la cercanía del inexorable juicio final.

La única imagen salvadora de Savaof en el círculo reemplaza las imágenes faltantes de animales apocalípticos, es decir, los cuatro reinos de la Tierra realizados, que después de su “historia ya no será”.

Pero para el artista, la realidad aquí no es tanto la misteriosa revelación del Apocalipsis, como el terrible “Reino de la Bestia”, que todavía cuenta la inexorable evolución del tiempo. Sin embargo, con uno de los animales apocalípticos hay un parecido con un animal lastimoso que castiga a un ángel esbelto y majestuoso, con su gracia como el mejor de los tiempos de la pintura de Botticelli.

Con una mirada más cercana, el animal incomprensible resulta ser una apariencia de Marzocco, un conocido león de sv. Marcos, que era uno de los mecánicos simbólicos de Florencia. Su tamaño insignificante y su condición aún más lamentable atestiguan la más estricta condena del autor de la ciudad que ejecutó a su profeta. No es de extrañar que la composición de su “ingenuidad” consciente esté cerca de numerosos grabados anónimos que representan las visiones de Savonarola.

Por primera vez en Botticelli, el éxtasis místico se convierte en el sujeto directo de la imagen, pero este éxtasis está impregnado del dolor del alma y de la humanidad insaciable.

La Cruz del Salvador del mundo une a todos – arriba y abajo, el cielo y el infierno, los lados buenos y malos de la visión mística. En su movimiento, sufriente pero casi regio, el dios crucificado parece vivo y consciente. Nunca antes Jesús Botticelli había sido tan majestuoso como este ejecutado, con los brazos extendidos, como si abrazara el cielo. Sorprendentemente combinando en sí mismo el agotamiento del Cristo de la “Piedad” milanesa con el valiente poder del Dios-hombre de Múnich, parece ser un gigante que ensombrece toda la tierra, aunque solo un poco más grande que una mujer pequeña a sus pies.

No es sorprendente que, bajo su sombra, ocurran milagros apocalípticos, que sacudan a toda Italia, a todo el universo, ante el terrible significado del cual Florence Sandro es solo un grano de arena del universo.

Especialmente un grano de arena, abandonado a merced de los elementos enfurecidos, debería sentirse derrotado Magdalen, quien, sin atreverse a caer en los pies perforados del Salvador, se aferró desinteresadamente al pie de su cruz, un monumento a la vergüenza, que se convirtió en un símbolo de gloria. Si el Cristo crucificado expresa exhaustivamente para Botticelli el principio inescrutable de la majestad divina, entonces su Magdalena es infinitamente conmovedora, humana.

Como si a través de todo el fuego del mundo, la heroína se extendiera a la única fuente de justicia divina. Pero en el “muy querido” y en muchas almas culpables, como más adelante en Eva Miguel Ángel, “el temor a la retribución supera claramente la esperanza de la misericordia”. Ahora, Sandro no busca la armonía entre Flor y Venus para su heroína, que está mucho más afectada por la expresión rota del discordante “cambio” que le da a toda la acción un tinte de ansiedad inefable.

A través de la dinámica del apasionado movimiento de aspiración de Magdalen, todo el mundo inusual de la visión catastrófica se percibe en la Crucifixión Mística.

Así, en contraste con la tierra oscura, aparece el fenómeno radiante de la ciudad mágica inundada por el sol. Tanto eso como otro – dos caras del uniforme de Florencia. El brillante helicóptero a la izquierda, en la transcripción gratuita de Botticelli, no refleja la letra, pero el espíritu del Apocalipsis de Juan el Teólogo sobre “el cielo nuevo y la tierra nueva, porque el cielo antiguo y la tierra anterior han desaparecido”.

Pero es la tierra “antigua” para Sandro la que le es querida. Corrompido por muchas caídas, pero amado contra todo pronóstico.

Temeroso de los presagios fatales, se lamentó lo menos posible por sí mismo, pero añoró el destino de su ciudad e Italia y trató de protegerlos a su manera: medios artísticos dolorosamente disonantes.

El brillo fabuloso de un vértigo sin pecado en medio del dolor y la pena de la Crucifixión y un hechizo apasionado sobre una victoria casi imposible que inspiró la Navidad, son los últimos destellos de luz en la oscuridad cada vez más oscura e incorpórea de la vida sencilla y misteriosa del pintor Sandro Botticelli.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...