Crucifijo Blanco – Marc Chagall

Crucifijo Blanco   Marc ChagallUna de las mejores y trágicas pinturas de la “Crucifixión blanca” de Marc Chagall fue escrita por el artista después de los pogromos judíos en Alemania, que pasaron a la historia como la “Noche de cristal”. Como judío, Chagall experimentó profundamente la situación política en Europa que dictaba el antisemitismo absoluto.

Tomará bastante tiempo, y el propio pintor difícilmente escapará del campo de concentración, por lo que no es sorprendente que muchas de sus pinturas de este período reflejen la realidad aterradora del Holocausto. Cabe destacar que al ser judío,

el artista eligió la imagen de Cristo crucificado en la cruz como el principal símbolo de la tragedia del pueblo judío. El sufrimiento de Cristo personifica en Chagall a los judíos que sufren: un espectador atento encontrará inmediatamente indicios de esta identificación.

Jesús no tiene una corona de espinas en su cabeza, sino un thales, un elemento de las vestiduras de oración de los judíos, y un candelero menor de edad arde a sus pies. En la parte inferior de la cruz, Chagall representó escenas de atrocidades nazis, y en la parte superior de la imagen están los personajes del Antiguo Testamento, que lloran por los horrores de lo que ven. La figura del vagabundo en vestiduras verdes generalmente se interpreta como el profeta Elías, y el arca de la nave, como un símbolo de la posible salvación.

También en la imagen se pueden ver las banderas comunistas rojas y la bandera de la aún independiente Lituania.

La trama en la esquina inferior izquierda del lienzo es profundamente trágica: un judío con los brazos abiertos. En su cofre vemos un plato blanco que anteriormente representaba una inscripción en idish: “Soy judío”. Pero Chagall decidió pintarlo, así como la esvástica en la manga de los nazis que estaba quemando la sinagoga. La imagen acusatoria “Crucifixión blanca” fue una premonición de una destrucción aún mayor y asesinatos inhumanos, y deja una impresión increíblemente fuerte.

Un dato curioso es que esta es la obra favorita del Papa Francisco.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)